Actualidad

Redescubriendo la aventura junto al Shimano GRX

Para todos aquellos entusiastas de la bicicleta que buscan algo más, para los que quieren explorar nuevas rutas y acercarse a la naturaleza, para los que prefieren perderse por las pistas de tierra al asfalto, para los ciclistas que no renuncian a las máximas prestaciones y a rodar a buen ritmo durante jornadas interminables, para todos ellos, nos adentramos a explorar el más allá con el Shimano GRX.

22/07/2020
shimano_grx

Tras varias semanas intentando cuadrar un día en nuestras agendas, por fin logramos ponernos de acuerdo para probar el Shimano GRX, el primer grupo específico para gravel del mercado. En nuestro caso, la serie RX810, tanto en versión mecánica (monoplato de 42 dientes con 11-40 de cassette) como electrónica (doble plato 48-31 con cassette 11-34).

Decidimos acercarnos a la Sierra de la Paramera, un extenso paraje de montaña situado en la provincia de Ávila, al norte de la Sierra de Gredos. Un lugar fantástico donde contrastan las cumbres de alta montaña con los ondulados valles a menos de dos horas de Madrid.

 

Primeras impresiones

El grupo Shimano GRX está diseñado para los ciclistas que quieren explorar nuevas rutas y acercarse a la naturaleza y prefieren las pistas de tierra al asfalto. Ciclistas que no renuncian a las máximas prestaciones y a rodar a buen ritmo durante jornadas interminables.   

Lo primero que nos llama la atención al subirnos a la bicicleta es la ergonomía de las manetas, el diseño específico del frontal, elevado para evitar el deslizamiento longitudinal de las manos, y la textura rugosa de las gomas que facilita el agarre.

Hay que decir que las manetas van montadas sobre el manillar Discover Carbon de la gama Discover de PRO, específico para bicicletas gravel y optimizado para el GRX, que se caracteriza por su ligereza, confort y capacidad de absorción. En nuestro caso, una bicicleta tenía una anchura de manillar 40cm (talla M) mientras que la otra llegaba a los 42cm (talla L), ambas con un “flare” (apertura en las puntas) de 20 grados.

shimano_GRX1

Sorprendentes prestaciones

Teníamos contemplada una ruta circular de unos 70 kilómetros, con algo más de 800 metros de desnivel, partiendo del pequeño municipio de Niharra, atravesando el río Adaja, llegando hasta la base del Pico Zapatero, con un avituallamiento técnico en Mironcillo.

Desde aquí hasta Riofrío, tuvimos una larga y rápida bajada de piedra suelta que nos obligó a esforzarnos al máximo para no llevarnos ningún susto. Gracias a la tija telescópica PRO Discover de carbono con el pulsador integrado en el manillar de la bicicleta (y compatible con Di2), pudimos hacer una bajada divertida y controlada. Bueno, gracias a la tija y también a las manetas de freno RX810 del grupo GRX, las cuales incorporan un eje de accionamiento elevado 1,8mm respecto de las manetas de carretera. Esto te permite un accionamiento más sencillo y con menor fuerza de hasta un solo dedo, aportando seguridad y control. Incluso nos atreveríamos a decir a que estas sensaciones se aproximan más al MTB que a la carretera.

El calor nos iba dando un respiro y, a pesar de que todavía nos quedaban algunos kilómetros por delante, empezaba a soplar una brisa muy agradable que ya no nos abandonaría hasta el final de la ruta.

shimano_grx2

Cada detalle tiene un porqué 

De momento, el grupo GRX 810 de Shimano se comportaba a la perfección. Nos permitía manejar un cambio suave como el que acostumbrábamos en carretera, pero incorporando la tecnología Shadow+ de los cambios de montaña. Esta tecnología incluye el mecanismo de bloqueo que ayuda a mejorar la retención y sujeción de la cadena.

Incluso en el caso de la transmisión para 2x, el diseño específico del desviador delantero crea una línea de cadena 2,5mm más ancha, óptima para montar cubiertas de balón más anchas.

En el track todavía nos aparecía alguna ‘emboscada’, como la subida al alto de Cabañas (1454m) donde hicimos el último avituallamiento, sólido y líquido. En este momento, aprovechamos para sacar nuestras luces de las bolsas PRO Discover, optimizadas para la geometría gravel de las bicicletas. Resultó especialmente cómoda la del tubo horizontal, porque tiene el tamaño perfecto y viene bien compartimentada para guardar el teléfono, algo de dinero y la nutrición para emergencias.

Acabamos el día disfrutando del paisaje y de las vistas de la Sierra de Sotalbo y los últimos kilómetros transcurrieron por sendas de ganado entre jaras altas y otra vegetación de alta montaña.

shimano_grx6

Resumiendo nuestra experiencia

Sin duda, un día inolvidable en el que pudimos probar el grupo Shimano GRX en unas condiciones favorables y sacar el máximo provecho.

Si hubiera que destacar algo del grupo, nos quedaríamos, además de con el diseño y ergonomía de las manetas de freno, con el increíble sistema de refrigeración de los frenos con la tecnología Ice Tech de Shimano y el montaje flat mount, más ligero y con las pinzas de freno diseñadas para disipar el barro.

En cuanto a los componentes PRO, nos ha sorprendido muy gratamente la cinta de manillar PRO Discover, con una mayor longitud a lo que estamos acostumbrados en carretera y fabricada con silicona de 3mm para favorecer la absorción y mejorar el confort.

A pesar de que las bielas de doble plato brindan una relación de marchas suficientemente amplia como para atacar las pendientes más pronunciadas, quizás para otra ruta de mayor exigencia optaríamos por unos desarrollos algo más conservadores; 46-30 en doble plato y 40 dientes con el monoplato.

shimano:grx5

Después de mucho tiempo practicando esta disciplina por pistas y senderos, antes incluso de que se denominara gravel, por fin hemos tenido la oportunidad de probar material específico para esta modalidad. El Shimano GRX se ha comportado de una manera sensacional; robusto, suave, fiable y con el completo desarrollo tecnológico que Shimano nos brinda en sus otros componentes de montaña y carretera.

El gravel ha llegado para quedarse, una alternativa fresca y divertida que no hará más que ganar seguidores en los próximos años.